¿Cómo afecta el embarazo a los dientes?

De todos es sabido el gran cambio que se produce en la mujer cuando se queda embarazada, sobre todo a nivel hormonal y del organismo. Esos cambios, además, también afectan a los dientes; por eso durante el proceso de gestación del bebé es vital vigilar la salud bucal.

Efectos en los dientes del embarazo

Gingivitis

Una de las consecuencias en los dientes de los cambios hormonales es la posible aparición de gingivitis, que puede provocar dolor o sangre en las encías.

Ese dolor suele darse con frecuencia en el segundo mes de embarazo. En general, a finales del primer trimestre es muy común que las encías estén un poco inflamadas. Para evitar esta situación debes mantener buenos hábitos de limpieza dental, sobre todo el cepillado tres veces al día.

Caries

Durante el embarazo se producen cambios en la composición de la saliva que pueden provocar caries, algo a lo que también contribuye el consumo de dulces y productos azucarados (provocado muchas veces por los famosos “antojos”).

Los vómitos asociados al embarazo también pueden, indirectamente, provocar caries, ya que el ácido del estómago suele erosionar el esmalte de los dientes.

Desterrando mitos

Aunque el embarazo puede afectar realmente a los dientes, no todo lo que te cuentan es cierto al 100 %. Y es que también existen determinadas creencias populares muy extendidas entre la población, las cuales queremos desmentir para no provocar temores innecesarios:

  • No es verdad que a la mujer se le caiga siempre un diente en cada embarazo. Con un seguimiento médico adecuado esto no tiene por qué suceder.
  • El bebé no obtiene el calcio que necesita de los dientes de la madre. Lo hace a través de la alimentación o de los huesos.

¿Se puede ir al dentista estando embarazada?

Por supuesto. En caso de que haya que aplicar algún tratamiento dental, el segundo trimestre de gestación es el más recomendado para hacerlo, ya que el odontólogo podrá utilizar anestesia local con los fármacos adecuados para no afectar al desarrollo del bebé.

En definitiva, el embarazo puede afectar a los dientes, pero no debes tener miedo si sigues una correcta higiene bucal y acudes al dentista cuando sea necesario.