¿Por qué sonreímos los adultos?

Es casi un acto reflejo, y no nos damos cuenta casi nunca de las veces que sonreímos al día. Pero, ¿qué es lo que realmente nos provoca una sonrisa a los adultos?

Las causas por las que sonreímos son muy diversas y a la vez muy comunes. Como por ejemplo:

  • Sonreír cuando algo nos hace gracia o nos sorprende, como un chiste, una anécdota, una curiosidad…
  • Situaciones que nos emocionan, como por ejemplo un reencuentro con un familiar o amigo que no vemos hace tiempo.
  • Cuando queremos tener un gesto de educación y cercanía, como cuando damos la mano o un beso para presentarnos, y lo hacemos acompañado de una sonrisa.
  • Cuando nos sentimos mal por algo y no queremos que nadie se entere, utilizamos la sonrisa como arma de disimulo.
  • Si queremos que alguien que está triste o tiene algún problema se anime, también recurrimos a la sonrisa.

Beneficios de sonreír

Los efectos positivos de una sonrisa para la salud son conocidos y están comprobados:

  • Sonreír reduce el dolor físico porque el cerebro libera endorfinas, que son sustancias químicas que actúan como analgésicos corporales. Al aumentar los niveles de endorfinas se produce una caída del cortisol, que es lo que se conoce como “hormona del estrés”. Como su propio nombre indica, esta sustancia aumenta cuando nos sentimos más ansiosos o preocupados.
  • La risa hace que se muevan más de 400 músculos del cuerpo, lo que supone un ejercicio físico considerable.
  • Mejora la forma de hacer la digestión porque aumenta las contracciones de los músculos del abdomen.
  • Reduce la presión arterial, previniendo la aparición de enfermedades cardiovasculares.
  • La risa ensancha los pulmones, lo que provoca un mayor aporte de oxígeno a las células de tu organismo.
  • Sonreír contribuye a reducir el insomnio.
  • Puede ayudar a superar una depresión.

Y además de la salud, están los beneficios de tipo social. Es decir, los que tienen que ver con la relación que establecemos con los demás y cómo estos, a su vez, nos perciben a nosotros:

  • Sonreír y echarte unas risas atrae a las personas. Este gesto te hace ser cercano a los demás y provoca una especie de efecto contagio que hace que los que te rodean también se sientan mejor.
  • Sonreír hace que la gente confíe más en ti y te perciban como alguien generoso, empático y comprensivo ante los problemas de los demás.
  • Una buena táctica para lograr tus objetivos. Una sonrisa te convierte en una persona segura de ti misma, algo que será de mucha ayuda para afrontar situaciones complicadas (como por ejemplo una entrevista de trabajo).

Una boca sana te hará volver a sonreír

Tener unos dientes sanos y bien cuidados no solo es importante para la salud. También influye mucho en tu estado de ánimo y en las ganas de tener una vida social amplia y agradable.

Si tienes una boca poco cuidada y con problemas dentales visibles, como el sarro, el color amarillo de los dientes o la halitosis, esta situación puede hacer que dejes de sonreír para evitar que se fijen en ti (y en tus defectos). Esto hará que, poco a poco, tu estado de ánimo vaya decayendo.

Para evitar esta situación, no hay más solución que la que siempre proponemos en IGB Dental: cuida tu salud dental cada día con hábitos saludables. Y si notas algún signo de alerta, ven a la consulta cuanto antes.

¿Conoces a alguien que hace tiempo que no sonríe? Comparte este artículo en tus redes sociales y anímale a que sonría de nuevo.