Sedación

Es un estado médico controlado de depresión de la conciencia que permite mantener todos los reflejos de defensa de la vía aérea. El paciente conserva su habilidad de tener su vía aérea libre en forma independiente y continua, permite una adecuada respuesta al estímulo físico o verbal, hay respuesta a órdenes verbales.

El paciente está tranquilo, no dormido. Además, el paciente entra en un estado de relajación y somnolencia, pero sin perder la facultad de responder a las órdenes del odontólogo, ya que no se trata de una anestesia general.

En resumen, la presencia de un anestesista que realice una sedación consciente es la manera más confortable y segura de recibir su tratamiento dental, tanto para el paciente como para el odontólogo. Se administra a través de una vena de la mano que se canaliza al inicio de la sesión.

Una vez acabada la sesión mediante otros fármacos se eliminan rápidamente los efectos de la sedación para que el paciente pueda volver a su casa en perfecto estado, acompañado de un familiar o amigo.

Pide tu cita y soluciónalo

 
Nuestros pacientes si lo desean pueden obtener este servicio